— La patente cubre la integración satisfactoria de una secuencia de ADN externo en el cromosoma de células eucariotas mediante tecnología CRISPR.

— Están pendientes de concesión varias patentes semejantes en otros países

DARMSTADT, Alemania, 14 de junio de 2017 /PRNewswire/ — Merck, una de las principales empresas científico-tecnológicas del mundo, ha anunciado hoy que la Oficina Australiana de Patentes ha concedido a la empresa derechos de patente sobre el empleo del sistema CRISPR en un método de integración genómica pensado para células eucariotas.

Merck has been awarded its first CRISPR patent by the Australian Patent Office. The patent covers chromosomal integration, or cutting of the chromosomal sequence of eukaryotic cells and insertion of an external or donor DNA sequence into those cells using CRISPR

Esta patente es la primera que recibe Merck, empresa líder en edición del genoma, para la tecnología CRISPR y abarca la integración cromosómica, que consiste en cortar la secuencia cromosómica de células eucariotas (de un mamífero o de una planta, por ejemplo) e insertar en dichas células una secuencia de ADN externo o de donante mediante la tecnología CRISPR.

«Merck ha elaborado un sistema increíble que ofrece a los científicos la posibilidad de encontrar tratamientos y curas destinados a algunos trastornos para los que existen escasas opciones, como el cáncer, las enfermedades minoritarias y alteraciones crónicas tales que la diabetes», declaró Udit Batra, miembro del Comité Ejecutivo de Merck y consejero delegado de Ciencias Biosanitarias. «Con la decisión de otorgarnos esta patente se reconoce la competencia experta que tenemos en materia de tecnología CRISPR, lo que representa un conjunto de conocimientos que apostamos por seguir ampliando».

Merck tiene presentadas solicitudes de patente sobre su método de inserción mediante el sistema CRISPR en Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EE. UU., la India, Israel, Japón, Singapur y la Unión Europea.

La tecnología CRISPR de edición del genoma, que permite modificar con precisión el cromosoma de una célula viva, está contribuyendo al progreso de otras opciones de tratamiento para algunos de los trastornos médicos más complicados a los que nos enfrentamos en la actualidad; en efecto, las aplicaciones de la CRISPR son muy extensas y abarcan de la detección de genes que están implicados en la aparición del cáncer y enfermedades minoritarias a la anulación de mutaciones que causan ceguera.

La empresa tiene catorce años de experiencia en el ámbito de la edición del genoma y fue la primera en ofrecer, a escala internacional, biomoléculas personalizadas para este fin (intrones TargeTron™ del grupo II guiados por ARN y nucleasas con dedos de cinc CompoZr™), lo cual impulsó la adopción de estas técnicas en el seno de la comunidad investigadora mundial. Merck fue también la primera en fabricar bibliotecas de CRISPR en matrices que engloban la totalidad del genoma humano y han contribuido a acelerar el descubrimiento de una cura para determinadas enfermedades al permitir a los científicos considerar otros interrogantes acerca de las causas primarias de dichas dolencias.

Gracias a su tecnología de integración genómica, el científico puede sustituir una mutación causante de dolencias por una secuencia beneficiosa o funcional, lo cual representa un método importante para la creación de modelos de enfermedades y genoterapias, y además, es posible usar este método para insertar en el interior de una célula transgenes que marquen determinadas proteínas endógenas y permitan su seguimiento visual.

En mayo de 2017, Merck anunció que había elaborado un método alternativo de edición del genoma denominado CRISPR indirecto, técnica que, a diferencia de los demás sistemas, permite cortar ubicaciones celulares antes inalcanzables, otorgando así mayor eficacia, flexibilidad y especificidad a la tecnología CRISPR y dotando al científico de más posibilidades experimentales. La empresa ha presentado una serie de solicitudes de patente para la tecnología CRISPR indirecta, pero estas apenas representan algunas de las varias que ha remitido a trámite desde 2012 con respecto a los sistemas CRISPR.

Además de dedicarse a la investigación básica en edición genética, la empresa trabaja en pro de la creación de opciones terapéuticas genéticas y celulares, y produce vectores víricos; en el año 2016 emprendió una iniciativa centrada en la edición del genoma que tenía por fin potenciar la investigación centrada en modalidades nuevas —desde la edición del genoma a la producción de medicina genética— creando un equipo dedicado específicamente a este objetivo y asignando mayores medios a la causa, todo lo cual sirvió para reforzar aún más el compromiso adquirido por la empresa en este campo.

Todos los comunicados de prensa de Merck se distribuyen por correo electrónico en el mismo momento en que se publican en el sitio web de la empresa. Para registrarse, modificar su selección o darse de baja de este servicio, visite www.merckgroup.com/subscribe.

Acerca de Merck
Merck es una de las principales empresas científico-tecnológicas de fabricación de material sanitario, biosanitario y de altas prestaciones. Alrededor de 50.000 empleados trabajan para continuar mejorando la calidad de vida de los pacientes, desde terapias biofarmacéuticas para tratar el cáncer o la esclerosis múltiple, pasando por sistemas revolucionarios para investigación científica y producción, hasta cristal líquido para smartphones y televisores LCD. En el año 2016, Merck generó ventas por valor de 15.000 millones de euros en 66 países.
Fundada en 1668, Merck es la compañía farmacéutica y química más antigua del mundo. La familia fundadora continúa siendo la accionista principal del grupo empresarial que cotiza en bolsa y Merck posee los derechos internacionales sobre el nombre y la marca «Merck», excepto en los Estados Unidos y Canadá únicamente, donde realiza sus actividades con los nombres de EMD Serono, MilliporeSigma y EMD Performance Materials.

Foto – https://mma.prnewswire.com/media/522938/Merck_CRISPR_Patent.jpg